lunes, 4 de agosto de 2014

CORREOS EN LA CEOE

A través de un medio de comunicación de contrastada solvencia informativa, hoy hemos conocido que Correos se adhirió el pasado 9 de abril a la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) como miembro asociado.  ¿Algún problema? 




No, o sí. Correos considera que "estar con las grandes firmas del sector logístico y de la economía nacional es el “entorno natural” de una compañía de su tamaño". Bueno vale. 

Si esto es así, Correos, se convierte en la primera empresa del sector público con presencia en esta Confederación de la "patronal en sentido amplio". Y eso que, según parece, alguna patronal sectorial se oponía frontalmente a esta adhesión. ¿Estamos pensando en UNO, la asociación de empresas de paquetería? Bueno vale




Primera pregunta: ¿Por qué no se ha hecho público esta adhesión hasta ahora?

Respuesta: The answer, my friend, is blowin in the wind, que diría Bob Dylan


CURIOSIDADES

El eurodiputado Tremosa y el informe de la CEOE

Claro que no deja de ser curioso que en esas fechas un informe del Consejo de Transporte y la Logística de la propia CEOE, consejo al que "curiosamente" pertenece SEUR del grupo correo francés La Poste, haya servido de base a la interpelación parlamentaria del eurodiputado de CiU, Ramón Tremosa, denunciando que la aportación del Estado a Correos (518 millones en 2014) así como las exenciones fiscales concedidas pudieran ser ilegales al estar siendo utilizada por la empresa pública para competir con otras empresas del sector, haciendo "dumping" comercial, añadiéndose algunas otras "fechorías", en la interpretación dada por el supuesto informe. 

La denuncia anónima, pero menos

Claro que la curiosidad se incrementa si tenemos en cuenta que el supuesto informe de CEOE que el eurodiputado Tremosa ha esgrimido en su interpelación, coincide en el tiempo y en el fondo con una denuncia anónima que la Comisión Europea ha admitido a trámite por ayudas de Estado ilegales concedidas a la empresa pública y a sus filiales. Claro que la curiosidad aumenta cuando conocemos que a los pocos días de admitida la denuncia,  la Comisión Europea daba el visto bueno a una ayuda de 1.500 millones al Grupo francés La Poste.

La denuncia, anónima, parte de que el importe que destinan los Presupuestos Generales para sufragar la “carga financiera injusta” que supone cubrir el servicio postal universal (SPU) sirven realmente para “garantizar la viabilidad económica” del grupo, por lo que denuncia que “Correos está aprovechando su posición de dominio en el mercado postal tradicional aplicando sus políticas anticompetitivas al segmento de la paquetería, con el fin de incrementar sus cuotas” en ese mercado, abierto a la competencia.




Almunia pide datos

Atendiendo a lo denunciado, el vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, ha pedido a las autoridades españolas los datos sobre las ayudas públicas a Correos, por si pudieran estar beneficiando efectivamente al ente público y, por tanto, vulnerar la normativa de la Unión Europea sobre la liberalización del sector postal.

El caso es que si la Comisión decide que hay caso, valga la redundancia, y que las explicaciones que de España no son suficientes remitirá la denuncia al Tribunal de la UE en Luxemburgo que en unos dos años emitirá sentencia sobre la que no cabrá recurso. Bueno vale.

Muerto el perro ¿se acabó la rabia?

Si bien la denuncia centra su análisis en Chronoexprés, y las inyecciones de capital recibidas en los últimos años por esta firma, incluida en el Grupo Correos y especializada en la distribución de paquetería empresarial. Según las cuentas que presenta el documento, el capital aportado a esa sociedad por la matriz alcanzaría los 229,2 millones entre 2003 y 2012. "Ninguna empresa puede soportar unas pérdidas de 229.256.075 millones de euros sin desaparecer", afirma la denuncia. 

Obsérvese, también con curiosidad, que el 3 de abril de 2014 (seis días antes de la adhesión a la CEOE) Correos "enterraba" públicamente a Chronoexprés dando por nacida, con bombo y platillo, a la nueva filial Correos Express. A ver, ya sé que no es muy técnica la expresión, pero parece como si quisiese darse a entender que "muerto el perro se acabó la rabia". 

Y no.







No hay comentarios:

Publicar un comentario