jueves, 5 de junio de 2014

TARIFAS POSTALES 2014: TERCER ACTO

Allá por diciembre 2013, les dejaba constancia aquí 

http://amador-dominguez.blogspot.com.es/2013/12/el-centimo-de-correos-segunda-parte.html 

del hecho novedoso de la "congelación" en el arranque del año 2014 de los precios de los servicios postales prestados en régimen de obligaciones de servicio público que la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos tiene encomendados por la Ley 43/2010, de 30 de diciembre, la ley postal para entendernos. 

Hablamos, por simplificar, de la congelación sólo de los precios de la carta nacional e internacional, del paquete azul nacional y del paquete internacional económico, y no del resto de los productos y servicios que, en general, sí sufrieron el incremento correspondiente. 

CONGELACIÓN TEMPORAL

Recordemos que les anunciaba una congelación temporal de estos precios y advertíamos de la posible subida a lo largo de este año 2014.




Les "ocultaba" entonces que en los alrededores de esta congelación se encontraba un rifirrafe jurídico con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) pendiente de resolución, en torno al cumplimiento (cuestionado) por parte de Correos del requisito exigido por la Ley Postal de adecuación de los precios afectados a los costes reales de prestación del servicio. 

En el núcleo de la controversia está el hecho de que los descuentos que Correos realiza en los envíos masivos de grandes clientes (que pagan un precio inferior al comunicado para los distintos productos), en la apreciación realizada por la CNMC, sitúan los precios de estos usuarios por debajo de los costes reales de su prestación.




La CNMC ha fundamentado su exigencia, invocando lo fijado en la Ley Postal, en la necesidad de que Correos le comunique por tanto, no sólo los precios establecidos para los usuarios particulares ("residenciales", en el lenguaje empleado por la mencionada Comisión), sino de todos los precios que efectivamente son pagados por los usuarios cuando contratan servicios prestados bajo obligaciones de servicio público, lo que incluye también los precios que pagan los clientes con derecho a descuentos, por aquello del requisito de transparencia también exigido en la ley y que Correos, en principio, entiende que no es aplicable a estos casos.

JUNIO 2014

Amanecido el mes de junio, finalmente, en un tercer acto de la representación algo tragicómica del asunto, Correos, con cierto sigilo informativo al respecto, ha procedido a modificar sus tarifas incorporando a las mismas el socorrido incremento en los precios de los servicios prestados en régimen de obligaciones de servicio público (cartas y paquetería básica). Cuestión de céntimos por unidad de envío.

No obviaré recordar también que en abril 2014, con motivo del lanzamiento de la nueva marca Correos Express, que ha venido a reemplazar a la desgastada Chronoexprés, con una nueva nomenclatura en sus productos de paquetería comercial y urgente, las tarifas también se vieron afectadas por ligeros retoques relacionados con los nuevos productos Paq 48 y Paq 72. 

¿IMPROVISACIONES?

A estas alturas de año, tengo la sensación de que algo no se está haciendo bien en esta materia. 

Me preocupa que la actual situación, que trasciende al céntimo arriba, céntimo abajo de las cartas más domésticas, alcanza a la determinación del coste real de la prestación del servicio postal universal, que a su vez condiciona la cuantía de la financiación de este servicio por parte del Estado.   



  



No hay comentarios:

Publicar un comentario