miércoles, 26 de marzo de 2014

DE LAS ROSAS DE BUTHÁN AL JAMÓN IBÉRICO

Fíjense que era el año 1973, y han pasado ya 41 años, cuando el servicio postal de Buthan, pequeño país situado entre la India y China, emitió unos sellos que desprendían el perfume de sus rosas. 
Eran los primeros sellos aromatizados del mundo. Desde entonces el uso de sellos postales con olores, sabores y aromas son una novedad cada vez más frecuente.


De Buthan a la India y Brasil

En India, donde la afición a los fuertes olores y el picante es internacionalmente conocida, lanzaron en 2006 su particular sello con olor a jazmín, una planta muy utilizada en la cultura hindú para la elaboración de perfumes, así como medicamento contra la tos y el resfriado.





También en India se emitió un sello perfumado con olor a sándalo, un árbol que cuenta con una fragancia muy característica y cuya madera se utiliza para determinados rituales religiosos de la religión hinduísta, mientras que su incienso es utilizado por los budistas.



También Brasil ha contado con dos sellos perfumados a lo largo de los últimos tiempos. El primero de ellos, en el año 1999, formaba parte de una campaña de prevención contra los incendios forestales. Por dicho motivo, el sello presentaba un fuerte olor a madera chamuscada y en la imagen aparecían un oso hormiguero, plantas y árboles completamente calcinados. Se utilizó para hacer tomar conciencia de los daños de los incendios forestales.


El éxito del anterior sello hizo que Brasil volviera a repetir poco después, en 2001, con su sello que simbolizaba su olor característico, esto es, el café, un claro homenaje a la industria más importante del gigante latinoamericano.



Y...el chocolate en Suiza y Bélgica

En términos similares, Suiza lanzó un sello que seguramente despertó el paladar de más de uno, ya que contaba con un fuerte olor a chocolate, un producto muy ligado a la cultura suiza, tanto en lo relativo a la fabricación como al consumo.



Bélgica no iba a ser menos. El correo belga puso por primera vez en circulación sellos con sabor y olor a chocolate en marzo de 2013. Desde entonces los más adeptos han podido adquirir un paquete con seis estampillas, por seis euros, para usarlos en la correspondencia internacional. Aunque no era la primera vez que Bélgica lanzaba este tipo de sellos, la combinación del sabor con el aroma sí es una novedad.

En China, el cerdo

Otro sello aromatizado también reflejaba la cultura gastronómica del país emisor. Se lanzó en China y olía a cerdo agridulce, tal vez no sea el plato más sabroso de la cocina china, digo yo, pero desde luego sí uno de los más conocidos. 

El sello se publicó en 2007, coincidiendo con el Año del Cerdo en China.





Y llegó la hora de España.

Aunque habrá que esperar hasta el próximo mes de abril, todo está dispuesto para que algunos de nuestros sellos huelan a ajoblanco o a jamón.

En la emisión dedicada a la Gastronomía,fijada para el 24/04/2014, por primera vez en la filatelia española, se incorpora en el engomado sensaciones de aroma y sabor a los alimentos.

Dos platos de ajoblanco (2 versiones del mismo manjar) en una de las dos hojas bloque: Cocina Tradicional y de Innovación



Y en la otra hoja bloque dedicada a los Productos de innovación y tradicionales un plato de jamón ibérico y una innovadora "flor de mandarino". 



Aunque cada persona tiene sus gustos y preferencias, yo en esta ocasión me voy a quedar con el jamón. Ya sé que no les importa. 

A todo esto el menú completo sale por 12,60 euros (son 4 platos)











No hay comentarios:

Publicar un comentario