viernes, 31 de enero de 2014

EL RACING, UN CLUB CON SELLO PROPIO Y LOS JUGADORES SIN COBRAR


El sueño copero del Racing de Santander, club fundado en 1913, se ha truncado, pero no es el final. Los jugadores han ganado otra batalla, la del orgullo y la honorabilidad.

Coincidencias en el tiempo. Tan solo hacía dos días que Correos había puesto en circulación un sello conmemorativo emitido con motivo de su centenario.

 En el sello aparece una fotografía de los inicios del club sobre las actas de su fundación, el escudo del Racing y las fechas 1913-2013; todo en tonos verdes, blancos y negros en sintonía con los colores del uniforme del equipo.


Pero ayer, día 30 de enero 2014, en cuartos de final de la Copa del Rey, sus jugadores entendieron que ese partido, más que disputarlo frente a la Real Sociedad, tocaba defenderlo ante los dirigentes del club con una reivindicación muy concreta: 

Páguennos la nómina que nos deben desde octubre y váyanse. 

Así que no fue el fútbol quien ayer les eliminó, sino la lucha por su situación económica.

DICHO Y HECHO

El equipo cántabro compareció en El Sardinero para disputar el partido de vuelta ante los txurdiurdin, pero a los cincuenta segundos, tras hacer una piña y no haber intervenido en el juego como protesta por la no dimisión del actual Consejo de Administración, el árbitro suspendió el encuentro. 



Los jugadores cumplieron su promesa de no jugar si no llegaba a tiempo la dimisión del presidente Ángel Lavín Harry.

"No se juega, no se juega", gritaba la afición justo antes del pitido inicial. Un espaldarazo a la decisión de los jugadores, el cuerpo técnico y otros empleados del club, que llevan entre tres y seis meses sin cobrar.

Los dos conjuntos saltaron al terreno de juego dos minutos antes de las nueve, la hora señalada para el inicio del encuentro. Todo parecía un choque normal, pero al final no hubo fútbol; hubo dignidad. 

Mientras tanto, 220.000 sellos de correo circulan conmemorando el centenario de este club de fútbol. 



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario