miércoles, 9 de octubre de 2013

CORREOS MIRA A PORTUGAL

Algunos datos ofrecidos por el presidente de la SEPI, Ramón Aguirre, en su comparecencia en la Comisión de Presupuestos el pasado lunes, pudieron ser equívocos y han alentado estos días en algunos medios de comunicación especulaciones sobre un posible interés de Correos por su equivalente lusa, CTT Correios, el operador postal público, cuya privatización, decretada en julio, el Gobierno portugués quiere rematar antes de final de año.


 Bien, no era exactamente eso lo que dijo o quiso decir Ramón Aguirre.
Desde Correos sí se ratifica que efectivamente la compañia quiere internacionalizarse y estudia aterrizar en Portugal mediante la compra de un operador local para pergeñar un "Correos Ibérico", pero, en principio, no entra en los planes de la compañía estatal la compra de su homólogo luso, CTT, cuya puja puede rondar los 600 millones de euros y no está el horno para bollos. 
La compañía portuguesa cuenta con 13.000 trabajadores y cerca de 800 oficinas en el país, y obtuvo en 2012 unos beneficios de 38 millones

LA VENTA DE CTT Correios
La venta del Correo portugués forma parte del programa de privatizaciones incluido en el plan de ajustes que el país aceptó a cambio de un crédito internacional de 78.000 millones de euros concedido por la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Es parte del "precio" del rescate.
El Ejecutivo luso, que está asesorado en la venta de CTT por Caixa BI y JP Morgan, se inclinaba en un primer momento por la venta directa de la empresa, aunque, según publicaba el pasado martes Jornal de Negócios (JdN) en su edición impresa, ahora cobra fuerza la opción de combinar esa opción con una colocación en Bolsa de más del 51% del capital, a la vista de la elevada demanda registrada en operaciones recientes de homólogas europeas como la belga BPost o la británica Royal Mail.
Entre los interesados por CTT, según los medios locales, figuran la estatal Correios de Brasil, fondos como Permira y Apax y los grupos logísticos locales Urbanos (en alianza con el Banco de Inversión dubaití Shuua) y Rangel.
CORREOS TIENE DONDE ELEGIR
Excluido el servicio universal, única actividad que seguirá en manos de CTT hasta 2020, en el sector postal portugués operan, según datos del regulador local (Anacom), cerca de sesenta empresas, entre las que están Cronopost, CTT Express (filial de la empresa lusa), DHL, FedEx, Ibercourier, Logista, Rangel, TNT, UPS, Vasp y Tourline Express, marca española de CTT.
CORREOS IBÉRICO, NADA NUEVO
En julio de 2005 la compañía postal pública de Portugal, CTT Correios, ya puso en marcha el llamado "Proyecto Ibérico" para lo cual, aprovechando un ambicioso plan de expansión de Tourline Express, adquirió el 100% de esta compañía española. El objetivo de este proyecto:  la integración del mercado español y portugués como un único mercado doméstico. ¿Será este proyecto el que ahora interese protagonizar a Correos-España en el nuevo escenario?
Por otra parte, en marzo de 2011, Chronoexprés, la filial de transporte urgente del Grupo CORREOS, firmó un acuerdo con Transporta-Go Express, empresa portuguesa perteneciente al emporio Barraqueiro, el mayor grupo privado portugués de transporte de pasajeros y mercancías. Mediante la marca GO Express la empresa portuguesa abarca la distribución B2B y B2C.
Transporta-Go Express, cuenta con siete delegaciones a lo largo del territorio portugués, que garantizan una cobertura total en 24 horas.
Chronoexprés, mediante esta alianza estratégica con el grupo de referencia en transporte de Portugal, pretende alcanzar el objetivo de completar su oferta para distribuir en la Península Ibérica, a precios competitivos, la paquetería empresarial dirigida tanto al segmento del B2B como al del B2C, banca y óptica. 
Permaneceremos atentos a la pantalla. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario