martes, 8 de enero de 2013

¿CARTEROS ASISTENCIALES?


Es cierto que la red de Correos, con el mandato -y sin él- de prestar el servicio postal universal dispone de más de 7.000 servicios denominados rurales que permiten a los habitantes de los pequeños núcleos de población, que tanto abundan en nuestro territorio - aldeas, pedanías, parroquias, caseríos...,- recibir la visita diaria -o casi diaria- del cartero con forma humana de hombre o de mujer.
En muchos de estos lugares es precisamente el cartero la única "visita" que reciben esos vecinos tan alejados del mundanal ruido. Posiblemente sea el cartero la única persona que, en vivo y en directo, les pone en contacto con la vida urbana y sus complicados entresijos.
De las prolijas declaraciones realizadas estos días por el presidente de la empresa pública postal, con motivo del lanzamiento del nuevo plan estratégico, he podido entresacar algún apunte que mira en esa dirección.    
Ha hablado Cuesta -sin excesivas concreciones- de la posibilidad de que el cartero dé "unos servicios adicionales a la entrega de cartas o certificados" como podrían ser "servicios que aprovechen su proximidad en entornos de baja población".

Se trataría de "asistencia a ancianos o a personas con baja movilidad para visitarles o comprobar el funcionamiento de dispositivos de asistencia".

Dicho así, suena bien o al menos a mí me lo parece; pero ahormar la idea -que tampoco es nueva del todo- me da la impresión que no resultará fácil. A la letra habrá que ponerle música, o a la música habrá que ponerle letra...y números. 

¿Aparecerán intereses encontrados?
¿Qué les parece?

No hay comentarios:

Publicar un comentario