sábado, 16 de junio de 2012

CORREOS PIERDE UN BUEN CLIENTE


El contrato suscrito en marzo de 2009 entre Correos y el Servicio Público de Empleo Estatal (antes INEM, ahora SEPE) para la prestación de los servicios postales generados en el ámbito tanto de los Servicios Centrales de ese Organismo como de todas las Direcciones Provinciales, finalizó su vigencia en marzo del pasado año.



Como es conocido por todos, teniendo en cuenta que la Ley 43/2010, de 30 de diciembre, del Servicio postal universal, de los derechos de los usuarios y del mercado postal, establece que la contratación del servicio postal debe estar sometida a la libre competencia con el fin de posibilitar la concurrencia de todos los operadores postales autorizados, el SEPE en marzo de 2011 puso en marcha el procedimiento legal establecido en la Ley 30/2007, de 30 de octubre de Contratos del Sector Público para gestionar el contrato de servicios mencionado anteriormente.


De esta forma, el 1 de julio de 2011 fueron publicados en el Boletín Oficial del Estado los Pliegos para la contratación de los servicios postales y de paquetería en el ámbito del Servicio Público de Empleo Estatal, siendo la fecha límite de presentación de ofertas el 11 de agosto de 2011.


Total presupuesto base de licitación: 13.000.000,00 €
(Impuesto sobre el Valor Añadido incluido)

Lógicamente a la licitación concurrieron tanto Correos como Unipost.





Estas contrataciones deben llevarse a cabo de conformidad con los trámites previstos en la ya mencionada Ley 30/2007, de 30 de octubre, de Contratos del sector Público (hoy derogada y sustituida por el texto refundido de la Ley de Contratos del Sector Público aprobado por el Real Decreto Legislativo 3/2011, de 14 de noviembre), en el Real Decreto 817/2009, de 8 de mayo, de desarrollo parcial de la Ley, y en el Reglamento general de la LCAP, aprobado por Real Decreto 1098/2001, de 12 de octubre, y, en este caso, por el procedimiento abierto y con tramitación ordinaria.



Las claúsulas administrativas dejaban claro que para el presente procedimiento de contratación, el único criterio a considerar para seleccionar al adjudicatario del contrato, sería el precio más bajo.

Finalmente, el 2 de diciembre de 2011 (se comunica a los licitadores con fecha 19 de diciembre de 2011), el Servicio Público de Empleo Estatal (antes INEM) adjudicaba a UNIPOST, S.A. la contratación para la prestación  de los servicios postales y de paquetería en el ámbito de este organismo, por un importe de 11.812.886 € (IVA incluido).

El caso es que han transcurrido seis meses ya desde la adjudicación sin que la firma del contrato se haya llevado a efecto, aunque parece que se barrunta en estas fechas que ya llegó el momento "procesal" de hacerlo.

¿Qué ha podido impedir que hasta ahora el nuevo contrato SEPE-UNIPOST aún no se haya hecho efectivo? Veamos.

Correos, segundo licitador por orden de puntuación, una vez notificado de la resolución ha presentado varios recursos (alguno fuera de plazo) ante el TRIBUNAL ADMINISTRATIVO CENTRAL DE RECURSOS CONTRACTUALES contra la adjudicación al operador postal UNIPOST S.A. del procedimiento abierto nº 10/11 relativo a la contratación de los servicios postales y de paquetería en el ámbito del Servicio Público de Empleo Estatal.

En esos recursos Correos solicitaba, entre otros, “la suspensión del procedimiento”, con invocación del artículo 45 del Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público, aprobado por el Real Decreto Legislativo 3/2011 y entre recurso y recurso el tiempo ha ido pasando. 

Serían estos los motivos de la dilatación en el tiempo de la puesta en marcha del nuevo contrato, aunque agotada por Correos la vía administrativa, sin éxito, la vía contencioso-administrativa (sí es que se ha utilizado) no parece haber cambiado la adjudicación concedida a UNIPOST, S.A.

Estamos hablando de un contrato en el que se estima una producción de unos 25 millones de envíos postales al año.

Las leyes del mercado y... ¿algo más? 








No hay comentarios:

Publicar un comentario