martes, 30 de agosto de 2011

"MENOS LA CONTRARIA, LE LLEVAMOS TODO"

Perdonen que para dar título a esta entrada haya recurrido a un eslogan creado por un empleado de Correos, al final de los años 90, con el que concurrió a un "Concurso de Ideas" convocado en aquellas fechas por la empresa postal, en su tránsito de Organismo Autónomo de carácter comercial a su conversión en Entidad Pública Empresarial y con el que obtuvo el primer premio otorgado por un jurado constituido al efecto. 

Aunque uno, descubre ahora que pasado el tiempo alguna otra empresa privada de transportes, distinta de Correos, ha utilizado aquel premiado eslogan en alguna de sus campañas publicitarias, sin que por cierto, en este caso, haya obtenido el aplauso unánime de los analistas del marketing.


El caso es que, con el pensamiento puesto principalmente en quienes esperan la convocatoria de un examen de ingreso en Correos, sólo pretendo con esta introducción dejar aquí la enumeración de los objetos cuya circulación por Correos está prohibida a la luz del Reglamento de Prestación de los Servicios Postales, por motivos de seguridad, de sanidad pública, utilidad general y de protección del servicio postal universal.

En fin, dicen los argumentarios comerciales que a los clientes no se les debe llevar la contraria, pero tampoco se les permitirá enviar "todo" a través del servicio postal.

Estos son los OBJETOS PROHIBIDOS:

1.   Los productos sometidos a régimen de reserva y no provistos de autorización especial para circular por la red postal.
2.   El opio y sus derivados, la cocaína y demás estupefacientes y sustancias psicotrópicas, salvo si se envían con fines medicinales y acompañados de autorización oficial.
3.   Los envíos cuya envoltura o cubierta contenga textos o dibujos que vulneren cualquiera de los derechos fundamentales de la persona.
4.   Los envíos de armas, conforme a lo establecido en el Real Decreto 137/1993, de 29 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Armas.
5.   Las materias explosivas, inflamables y otras peligrosas, salvo las biológicas perecederas, intercambiadas entre laboratorios oficialmente reconocidos, y las radiactivas depositadas por expedidores debidamente autorizados.[1]
6.   Los animales vivos, sin estar provistos de una autorización especial o ser intercambiados entre instituciones oficialmente reconocidas.
7.   Los objetos cuyo tráfico sea constitutivo de delito.
8.   Los objetos cuya naturaleza o embalaje puedan constituir un peligro para los empleados de los operadores postales que los manipulan o causar deterioro a otros envíos.
9.   Los objetos cuya admisión o circulación esté prohibida en el país al que van destinados.
10. Los objetos cuya circulación esté prohibida en España,con arreglo a la normativa en vigor.
11. Los que se determine en convenios internacionales en los que España sea parte signataria.


[1]A estos efectos, se considerarán materias o sustancias radiactivas las que sobrepasen los límites establecidos en la legislación sobre energía nuclear y sobre transporte de mercancías peligrosas, y será preceptivo que, en su traslado y embalaje, se cumplan las disposiciones de la Ley 25/1964, de Energía Nuclear, del Real Decreto 53/1992, de 24 de enero, de protección sanitaria contra radiaciones ionizantes, de las normas reguladoras del transporte de mercancías peligrosas y demás normas específicas que resulten aplicables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario